Abogado Mostoles

El accidente laboral y la seguridad social en Móstoles: Accidente en el trayecto o “in itinere”

Accidente laboral seguridad social Móstoles

Tamara Ocaña accidente laboral seguridad social MóstolesAspectos básicos:

Son los Tribunales quienes fijan caso por caso las condiciones, requisitos, conductas o demás circunstancias que conforman este concepto asimilado de accidente laboral y seguridad social en Móstoles, desarrollando y precisando los requisitos que deben concurrir para considerar que un accidente sea laboral o no.

En el llamado accidente en trayecto o “in itinere” se trasciende del riesgo profesional, es decir, se imputa al empleador el riesgo del trayecto, principalmente el riesgo del accidente de tráfico. Ello conforma como laboral la alta siniestralidad que ocasiona el fenómeno de utilización de vehículos a motor y contribuye al alto porcentaje en incapacidad temporal computado tras el parte de baja en la Seguridad Social.

Así pues, lo esencial no es salir del domicilio o volver al domicilio, aunque esto sea lo más corriente y ordinario, lo esencial es ir o volver del lugar del trabajo, por lo que el hecho de ir o de venir puede ser o no desde el lugar donde resida el trabajador siempre y cuando se mantenga el lazo de unión con el trabajo.

Requisitos para localizar un accidente “in itinere”:

En primer lugar, resulta necesario recorrer el camino habitual ya sea desde el domicilio al lugar de trabajo, o bien desde este último al domicilio. Además, se precisa que durante el tiempo que se tarda el recorrido, se produzca el accidente y, por último, que el medio de transporte que se utilice sea normal e idóneo.

accidente laboral seguridad social MóstolesPrecisiones jurisprudenciales:

No existe accidente “in itinere”, en el momento de haberse terminado el recorrido o si aún no se ha comenzado, pues el suceso originado donde reside el trabajador no constituye accidente “in itinere”; ni el ocurrido después de haber llegado al domicilio para mudarse y retornar para salir de nuevo con el coche, falleciendo allí por un escape del motor; ni el evento ocurrido en la habitación en que se estuviese viviendo.

En cambio, si se considera accidente de trabajo “in itinere” el que tuvo lugar en el porche de entrada, exterior al inmueble o en el jardín que precede al mismo, sin que el trabajador hubiese accedido al interior de su referido domicilio procediendo del centro de trabajo, acto seguido de haber terminado o interrumpido su jornada laboral.

Se considera “in itinere” el accidente producido al caerse la trabajadora de la bicicleta cuando, aprovechando la media hora de descanso por bocadillo, se dirigía a su domicilio como hacia habitualmente para tomar su almuerzo.

También, el accidente de tráfico al desplazarse para desayunar a local próximo al centro de trabajo, con consentimiento de la empresa y siendo considerado dicho tiempo como de trabajo efectivo.

La jurisprudencia ha reconocido en ocasiones la posibilidad de la existencia de un accidente in itinere pero aún en el interior del lugar de trabajo.

No cabe la indemnización en accidente laboral por daños y perjuicios derivados de accidente in itinere, puesto que si la responsabilidad exige de forma inexcusable la concurrencia de una conducta empresarial o de un ilícito o incumplimiento laboral que sea la causa del daño, esta relación de causa efecto no existe si la empresa no tiene una intervención con trascendencia en la producción de un accidente de tráfico.accidente laboral seguridad social Móstoles precisiones jurisprudenciales

Accidente laboral y seguridad social Móstoles un caso real.

A mi gabinete jurídico acude Eduardo P.V. en busca de un abogado laboralista para que valorara si el accidente que sufrió su mujer, y que tuvo como resultado su fallecimiento, debe considerarse o no accidente de trabajo.

Los hechos ocurrieron cuando su mujer, Susana G.L., empleada de la empresa LSA, salió de trabajar para irse a su casa sita a tres km de su lugar de trabajo. De camino a su casa entró a un bar de paso para tomarse algo. Permaneció en el bar media hora, aproximadamente, siendo atropellada a la salida del mismo por un vehículo, cuando se disponía a cruzar por el paso de peatones, causándole la muerte.

Una vez fue investigado el accidente, se llegó a la conclusión de que el conductor causante de la muerte de Susana G.L., iba a más velocidad de la permitida y que Susana G.L. tenía en sangre 1,5 gr/l de alcohol.

Mi experiencia y criterio en más de un caso de accidente laboral y Seguridad Social en Móstoles, con las mismas características, me llevó a la rápida conclusión de que el siniestro descrito no podía calificarse de accidente de trabajo. La trabajadora había interrumpido el trayecto de vuelta a su casa permaneciendo en un bar una media hora y siendo atropellada cuando al salir del mismo, cruzaba un paso de peatones en sus inmediaciones.

En este caso, la existencia de una interrupción temporalmente significativa en el desplazamiento pone de manifiesto una desconexión entre la conducta de la trabajadora y su incorporación o salida del puesto de trabajo, ya que sólo se hubiese mantenido la relación causal si se hubiera mantenido el trayecto, por duradera que fuera la pausa.

La ingesta de alcohol, y el hecho de que luego se detectara un grado de alcohol en sangre de 1,5 gr/l, pone de manifiesto que el tiempo y la aplicación de la trabajadora a una actividad personal de ocio o entretenimiento tuvo una entidad que por su propia naturaleza desvincula el desplazamiento del necesario para llegar del trabajo al domicilio particular.

En este caso que acabo de detallar es muy aconsejable recurrir a un abogado experto en derecho laboral y accidente. Un abogado generalista digamos, no estará al corriente de las actualizaciones de la legislación laboral ni de la Seguridad Social. Además, mi intervención le ha supuesto a Eduardo P.V. el ahorro de 200 € al no recurrir la sentencia desestimatoria que le denegaba la pensión de viudedad.

Tamara Ocaña García

Tamara Ocaña García

Tamara Ocaña García, es una joven aunque sobradamente experimentada letrada, experta en diferentes áreas del derecho: civil, mercantil, administrativo, laboral y fiscal. También se ha especializado recientemente en el campo de las sucesiones y herencias, ganando con ello presencia en el Derecho Familiar.
Tamara Ocaña García

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *