Abogado Mostoles

¿Qué pasa ahora con la indemnización por atropello en Móstoles?

Indemnización por atropello Móstoles

Álvaro Torres indemnización por atropello MóstolesEs importante tener en cuenta que desde el 1 de enero de 2016 se encuentra en vigor un nuevo baremo de accidentes e indemnizaciones establecido por la Ley 35/2015, y que supone una modificación en las cuantías de las indemnizaciones en caso de accidentes que afectan a la indemnización por atropello en Móstoles.

¿Cómo afecta la nueva normativa a este tipo de casos?

Con carácter general puede decirse que las indemnizaciones aumentan con la nueva ley, especialmente en los casos de indemnizaciones por causa de muerte0 (que aumentan un 50 por ciento), e indemnizaciones por secuelas (que aumentan un 15 por ciento). Parece que en media las indemnizaciones, por tanto, aumentan en un 8 por ciento aproximadamente, pero no afectan por igual a todos los tipos de lesiones.

Sobre la base de lo anterior, la relevancia de la nueva normativa en relación a la indemnización por atropello dependerá de las consecuencias y/o lesiones sufridas por la víctima. Por su parte las personas perjudicadas pueden ser tanto el cónyuge, como sus descendientes. Pero también, pueden serlo los ascendientes, los hermanos e incluso los allegados.

Otras cuestiones importantes son que varía la forma en que se cubren los gastos que puedan ocasionarse a la víctima, así como se prevé la cobertura por parte de la seguridad social de los posibles gastos futuros que se deriven del siniestro y que serán distintos a los dirigidos a la estabilización.

Indemnización por atropello Móstoles

¿Qué debe tenerse en cuenta para calcular la indemnización en las reclamaciones por atropello a un peatón, o por atropello en cualquier circunstancia?

Ya se trate de una indemnización por atropello o de ciclista, una indemnización por atropello en paso de peatones o cualquier otro tipo de indemnización por accidente de tráfico que además sea constitutiva de baja laboral, como abogado laboralista y especialista en esta materia, puedo indicarle que con la nueva ley las cuestiones a tener en cuenta son las siguientes:

El perjuicio básico causado al accidentado, que corresponde a toda víctima. Es importante determinar el número de días en que se produce el citado perjuicio. El perjuicio particular, que a su vez puede ser moderado, grave o muy grave. Debiendo determinarse el número de días en que se produjo cada uno de estos tipos de perjuicio particular. Y, por último, el perjuicio patrimonial, que incluye tanto el daño emergente como el lucro cesante.

En el daño emergente se tienen en cuenta los gastos de asistencia sanitaria y desplazamiento,  así como cualesquiera otros gastos resarcibles. El lucro cesante puede existir o no. En caso de existir, se tendrá en cuenta la situación laboral de la víctima, así como los ingresos netos anuales y los días en que el accidentado se hubiese visto privado de tales ingresos.

El caso de Ana María J.P.

Uno de los casos que han llegado a mi despacho como abogado laboral desde la entrada en vigor de esta nueva normativa es el de Ana María J.P. Aunque en dicho caso aún estamos en negociaciones con la aseguradora, sirve para ilustrar un supuesto de indemnización por atropello.

Ana María J.P. fue atropellada por un vehículo el 4 de enero de 2016, sin que mediara culpa por su parte. Mi cliente cruzaba una calle por la zona reservada a los peatones, cuando vio que un vehículo giraba y se venía hacia ella con gran rapidez. El conductor del vehículo no pudo frenar a tiempo y, aunque sí consiguió aminorar la velocidad, no evitó el atropello y el golpe que propinó a mi cliente.

Como consecuencia de lo anterior, Ana María J.P., aunque no necesitó ningún tipo de intervención quirúrgica, sí que sufrió un día con perjuicio particular muy grave, 2 días con perjuicio particular no grave y 12 días con perjuicio particular moderado. A los anteriores hay que añadir 20 días con perjuicio básico.

Puesto que el atropello se produjo cuando Ana María J.P. acudía a su puesto de trabajo por el camino habitual, el atropello constituyó un accidente laboral. Por ello, la indemnización que le corresponde, teniendo en cuenta que sus ingresos netos ascienden a 40.000 € anuales, es de 5.117,85 €.

De dicha cantidad, 600 € corresponden al perjuicio básico, 874 € al perjuicio particular, y el resto, al perjuicio patrimonial. Este último se concreta en 2.000 € por razón de daño emergente y 1.643,85 € por lo que cesante. En este caso, al haberse producido el atropello fuera del centro de trabajo no procede ni indemnización por omisión de medidas de seguridad, ni recargo de prestaciones, ni indemnización por convenio. Pero sí proceden los derechos que acompañan habitualmente a una baja laboral.

Indemnización por atropello Móstoles Caso

Un caso real de Indemnización por atropello Móstoles

La baja laboral

Ana María J.P. se puso en contacto con su empresa para comunicarles que había sido atropellada cuando se dirigía trabajo.  En este caso, la empresa no opuso ningún tipo de objeción a la baja laboral, que daba derecho a mi cliente a percibir íntegramente su salario, durante el tiempo en que se encontró de baja.

Reclamación contra la compañía aseguradora del conductor del vehículo que ocasionó el accidente 

Aunque aún no he iniciado la referida de reclamación, en el caso de que no prosperen las negociaciones que actualmente se están llevando a cabo con la citada compañía aseguradora, procederé a reclamar contra la citada compañía la cantidad de 5.117,85 € que es la indemnización que corresponde a mi cliente por el atropello sufrido.

De todo lo anterior resulta que, ya sea aplicable la anterior normativa, ya la que actualmente se encuentra en vigor, en el caso de sufrir un atropello, la víctima tiene derecho a una indemnización cuya cuantía varía según se trate de un accidente laboral o no laboral. Para consultar su caso concreto recuerde dirigirse a un especialista. Si resultase Ud. atropellado en Móstoles, puede dirigirse a mi despacho con toda confianza.

Alvaro Manuel Torres

Alvaro Manuel Torres

Álvaro Manuel Torres Torres, se licenció en Derecho con el objetivo de conseguir ayudar a todas aquellas personas que se sintieran desprotegidas ante sus asuntos legales. Desde muy joven ha ido adquiriendo una amplia experiencia en los distintos campos de la abogacía. Aunque su pasión por su profesión le ha llevado a seguir formándose para ofrecer siempre el mejor servicio a sus clientes.

Destacan su especialización en Derecho de daños y en el Derecho Familiar, más concretamente sobre el matrimonio y su régimen económico.
Alvaro Manuel Torres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *