Abogado Mostoles

Indemnización por cervicalgia en Móstoles en caso de accidente laboral

Indemnizacion por cervicalgia Móstoles

Manuel castano Indemnizacion por cervicalgia MóstolesLa cervicalgia es una de las lesiones más frecuentes en el caso de los accidentes de automóvil o vehículos a motor. Sin embargo, cuando se trata de indemnización por cervicalgia en Móstoles, existen diferencias entre la indemnización por accidente de tráfico por latigazo cervical en 2015 y la indemnización por cervicalgia en 2016.

 

También hay diferencias según se trate de un accidente de tráfico o de un accidente de trabajo in itinere. En este último caso habrá de acudirse a los abogados de laboral. Pero lo primero que ha de tenerse en cuenta es, por un lado, qué es la cervicalgia postraumática y sus síntomas y, por otro, que es posible una indemnización por latigazo cervical sin baja.

¿Qué es la Cervicalgia postraumática?

Se trata de una lesión que produce dolor en el cuello, como regla general.  Sin embargo también puede afectar a otras partes conexas del cuerpo, como es el caso de cabeza, hombros, incluso brazos. También puede traducirse en mareos, parestesias, dolor de cabeza, vértigo, inestabilidad, limitación de movilidad y/o vómitos.

Sin embargo, es un tipo de lesión que muchas veces no es fácil de acreditar físicamente, pues, aunque exista, puede haberse producido por el mero estiramiento de músculos. Otros casos, son más fácilmente acreditables, como cuando se producen desgarros, hernias discales, e incluso desplazamiento de vértebras.

¿Es posible la indemnización por cervicalgia sin baja?

La respuesta es afirmativa. Especialmente si la cervicalgia se ha producido como consecuencia de un accidente de tráfico in itinere. En este caso, se tendría derecho a la indemnización por perjuicio básico, y, en su caso, por las secuelas. Otra cosa será la prueba de la existencia de tal cervicalgia.Indemnizacion por cervicalgia Móstoles

Cervicalgia y accidente de trabajo

No obstante, no son los accidentes de automóvil los únicos capaces de causar cervicalgia, sino que esta lesión puede ser consecuencia de cualquier otro tipo de accidente laboral. Así, pueden ser consecuencia de un golpe, frecuentemente relacionado con las labores de carga y descarga. Accidentes con vehículos dentro del centro de trabajo, ya sean automóviles o maquinaria industrial.

Pero, sea como sea el accidente de trabajo, si se produce una cervicalgia, existen una serie de criterios comunes a tener en cuenta. Aun cuando, esta lesión suele recibir varias denominaciones, no está de más precisar que su diagnóstico es el esguince cervical, mientras que la referencia al latigazo cervical, está ligada  al modo en que se produce la lesión.

La primera cuestión a tener en cuenta es que el retraso en el diagnóstico o tratamiento es susceptible de retrasar o alterar el proceso de curación, siendo indispensable la rehabilitación en el tratamiento de este tipo de lesiones. O lo que es lo mismo, aunque las compañías aseguradoras tienden a acortar el número de sesiones y algunos médicos se decantan por un tratamiento meramente farmacológico, que exclusivamente alivia los síntomas, es importante recordar dos cosas.

En primer lugar, que el número de sesiones de rehabilitación adecuadas suele llegar a 25, sin que sean recomendables menos de 14, como regla general. La razón de lo anterior es que una mala curación puede ocasionar problemas ulteriores. En segundo lugar, la víctima debe defender sus intereses cuando estos se oponen a los de las aseguradoras.

Respecto a la indemnización a que la víctima tiene derecho, además de la dificultad de la prueba, por lo que deben guardarse todos los informes médicos, su cuantía va a depender tanto del tiempo en que tarde en estabilizarse la lesión como del tiempo de curación. La forma de acreditar la duración de ambos procesos es precisamente mediante los informes mencionados, a los que habrá de acompañar cualquier documento relevante.Indemnizacion por cervicalgia Móstoles en caso de accidente laboral

Además, a efectos de indemnización suele aplicarse el baremo de tráfico, cualquiera que sea la forma en que se produjo el accidente de trabajo. Por tanto, habrán de tenerse en cuenta los días de perjuicio muy grave, grave, moderado y básico, como en el caso del resto de lesiones.

Respecto a las secuelas, en caso de que la víctima no se restablezca totalmente y su curación se estabilice, sin recuperación integral, habrá de estarse a la valoración del perito médico, dentro de los márgenes establecidos en el baremo. La indemnización que corresponda por cada punto a su vez varía en función de la edad de la víctima y la gravedad de la lesión, medida en puntos.

Indemnización por cervicalgia Móstoles: El caso de Arcadio U.H.

Mi cliente Arcadio U.H. se dirigía a su puesto de trabajo en el coche de un compañero, cuando el conductor de un coche que circulaba en dirección contraria perdió el control de su vehículo que envistió disparado al coche en que viajaba mi cliente, produciéndose un choque frontal. Por suerte, los vehículos no circulaban a gran velocidad porque había algo de nieve en la calzada, ya que al poco de salir de casa de Arcadio U.H., había empezado a nevar.

Sin embargo, si se produjeron algunas lesiones personales, además de los daños materiales al coche del compañero de mi cliente. En  el caso de Arcadio U.H., las lesiones se tradujeron en una cervicalgia bastante aguda, que, por fortuna, fue detectada poco después del accidente y debidamente tratada, por lo que a mi cliente no le han quedado secuelas.

Sí fueron necesarios, no obstante, tanto tratamiento médico, como rehabilitación. Se reclamó a la compañía aseguradora responsable, y, tras las oportunas negociaciones, se presentó la correspondiente demanda ante la jurisdicción civil. Antes del juicio, se llegó a un acuerdo con la aseguradora, procediéndose a una transacción judicial en que se fijó la cantidad de indemnización por cervicalgia en Móstoles a percibir por mi cliente en  4.575,32 €.

Para el cálculo de dicha cantidad se tuvo en cuenta tanto el perjuicio básico (390 €), como el particular (999 €). El daño emergente (1.542,48 €) y el lucro cesante (1.643,84 €) sufridos por mi cliente.  Mi cliente quedó muy satisfecho tanto con la indemnización obtenida, como con las negociaciones para impulsar el tratamiento adecuado. Si está Ud. en una situación como la descrita, o ha sido víctima de otro accidente de trabajo, mi consejo es que consulte su caso con un abogado especialista en accidentes de trabajo. Los resultados hablarán por sí mismos.

Manuel Castaño Grande

Manuel Castaño Grande

Manuel Castaño Grande se graduó en Derecho por la Universidad Rey Juan Carlos de Fuenlabrada (Madrid). A pesar de ser un abogado recurrente para cualquier área del derecho, destaca su especialización en Derecho Laboral.
Manuel Castaño Grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *