Abogado Mostoles

¿Cuál es el contenido de las indemnizaciones por despido en Móstoles?

Indemnizaciones por despido Móstoles

Tamara Ocaña indemnizaciones por despido MóstolesLas indemnizaciones por despido en Móstoles, son un uno de los temas sobre los que más trabajo como abogado laboralista. En este punto conviene señalar que no hay indemnizaciones por despido procedente. Cuando hay causa, para que el empresario termine el contrato, no se genera para él trabajador ningún tipo de derecho o compensación por la terminación.

Tipos de indemnizaciones

Si existen, sin embargo, las indemnizaciones por despido improcedente. Es decir, cuando el juez considera que no había causa de despido, la situación genera a favor del trabajador una opción entre la readmisión y la indemnización, en el caso de que el trabajador no desee continuar trabajando.

De otro lado, en mi calidad de abogado laboral, también me he encontrado con otro tipo de indemnizaciones, como son las correspondientes al caso en que se haya producido un despido por causas objetivas. Sólo se entiende por tales los supuestos en que se refiere la ley para estos casos.

El despido por causas objetivas, además da derecho a favor del trabajador a las denominadas indemnizaciones por despido objetivo, cuya cuantía, partiendo de la base de la situación de la empresa, es legalmente menor que en el caso del despido disciplinario. Pero también, existen otros tipos de indemnizaciones vinculadas a otros tipos de despido, como es el caso del despido colectivo.

El caso del despido improcedente

El supuesto más habitual, de los generadores de indemnizaciones, suele ser aquel en que bien por razones de forma, o bien por no resultar acreditados los presuntos incumplimientos atribuidos al trabajador, en vía judicial se reconozca el derecho de este último, a permanecer en el puesto de trabajo, o bien a recibir una indemnización.indemnizaciones por despido Móstoles

Lorenzo H.U. había iniciado su carrera profesional en la empresa en la que trabajaba en septiembre del año 2004. Concretamente, el día 16 de dicho mes y año. A finales de 2012, la empresa se vio obligada a solicitar un concurso voluntario de acreedores, pero consiguieron remontar la situación, siendo mi cliente, uno de los pilares básicos para llevar a cabo dicho cambio sustancial.

A pesar de lo anterior, un cambio en el equipo directivo de la empresa que le afectó directamente en junio de 2015, fue el detonante de una situación laboral que se fue poco a poco deteriorando, sin que Lorenzo H.U., a pesar de sus intentos, obtuviese un resultado satisfactorio. Por ello, en octubre de 2015, se planteó buscar otro trabajo, sin dejar por ello de cumplir con detalle todas las obligaciones inherentes a supuesto habitual.

En el mes de diciembre (el día 4), recibió una carta de despido en la que se le acusaba, con carácter infundado de haberse retrasado diversos días durante las dos semanas anteriores. Lorenzo H.U. conocía que su relación con el jefe no era la óptima, sin embargo, era puntual, y eficiente a su trabajo.

Como no estaba conforme con la causa del despido, se negó a firmar el finiquito y vino a mi despacho para pedir consejo. Nunca se había visto en una situación similar, pero los problemas con que se había encontrado uno de sus hijos, hicieron que nos conociésemos con anterioridad.

Por lo que, agradecido como estaba lleno resultados obtenidos en el caso de su hijo, no dudó ni un momento en telefonearme, en cuanto recibió la carta de despido. Siguiendo mis instrucciones, se negó a firmar el finiquito y me trajo la carta. Inmediatamente, me puse al habla con diversos compañeros de trabajo, que me confirmaron todo lo que me había contado Lorenzo H.U. En concreto, dejaron claro que Lorenzo H.U. no se había retrasado en su hora de entrada la empresa.Cuál es el contenido de las indemnizaciones por despido Móstoles

Teniendo en cuenta lo anterior, me puse en contacto con RR.HH. La empresa, tratando de sacar ventaja de la situación ofreció a Lorenzo H.U. una indemnización de 30.000 €. Dicha cuantía era notablemente inferior al cálculo que yo había realizado previamente, puesto que, en un despido improcedente, en un caso como el de Lorenzo H.U., si no se opta por la readmisión deben distinguirse dos componentes.

Lo que dice la normativa

Puesto que la relación laboral de Lorenzo H.U. se inició con anterioridad a la entrada en vigor de la reforma (12/02/2012), la indemnización se calcula en dos tramos. El primero hasta el día anterior a la referida fecha, para el que es de aplicación la indemnización de 45 días por año. Y el segundo, a partir de dicha fecha, siendo en este caso el importe de la indemnización el equivalente a 33 días por año. Debiendo destacarse que la cuantía total tiene un límite máximo de 42 mensualidades en el primer periodo y de 24 en el segundo.

indemnizaciones por despido Móstoles: Cómo resolví el caso

Me pareció que, el caso de Lorenzo H.U. estaba claro. Por lo que, al no llegar a acuerdo alguno con la empresa, procedí a presentar la correspondiente demanda por despido improcedente, haciendo valer mi cálculo de la indemnización, y solicitando un importe de 53.829,07 €, más el finiquito.

En el procedimiento, contamos con la prueba testifical de varios compañeros deLorenzo H.U., incluyendo algunos que continuaban trabajando en la empresa, pero consideraban que Lorenzo H.U. había sido tratado injustamente. Además, pudimos demostrar con la prueba documental, la retribución bruta de mi cliente, las fechas de inicio y fin del contrato, el hecho de que únicamente había disfrutado ese año de 15 días de vacaciones y que el total de días trabajados era de 4097.

En este caso la indemnización que correspondía a mi cliente por el primer período era de 39.034,12 €. Y por el segundo, de 14.794.95 €. A la indemnización por despido había que sumar además el importe de 406,56 € correspondientes al salario del mes en curso. Así como, la cantidad correspondiente a la prorrata de las pagas de carácter extraordinario (3.128,93 €), y el importe de los días de vacaciones que le faltaba por disfrutar, 1.299,05 €.

Como era de esperar, la sentencia estimó todas nuestras pretensiones condenando a la empresa a pagar una cantidad total de 58.663.62 €, que no fue recurrida. Por ello, mi cliente percibió la cantidad que le correspondía, agradeciéndome los servicios prestados. Así, su familia puede vivir adecuadamente mientras Lorenzo H.U. encuentra un nuevo trabajo.

Otras consecuencias

Junto a la cantidad que he mencionado, la empresa fue condenada en costas, por lo que, mi cliente no tuvo que satisfacer mis honorarios.  Recientemente se ha puesto en contacto conmigo para preguntarme si debe incluir la indemnización en su declaración de la renta como rendimiento de trabajo. Puesto que la indemnización percibida se integra dentro de los límites establecidos por la normativa vigente, en concreto, el Estatuto de los Trabajadores, le comenté que no tenía obligación de incluirla como tal.

Si, como en el caso de Lorenzo H.U., ha sido Ud. despedido de forma improcedente, mi consejo es que consulte con un abogado especialista, como lo hizo mi cliente, en el momento de recibir la carta de despido, absteniéndose de firmar ningún documento con anterioridad, para evitar conformarse con menos de lo que legalmente le corresponde en concepto de indemnizaciones por despido en Móstoles.

Tamara Ocaña García

Tamara Ocaña García

Tamara Ocaña García, es una joven aunque sobradamente experimentada letrada, experta en diferentes áreas del derecho: civil, mercantil, administrativo, laboral y fiscal. También se ha especializado recientemente en el campo de las sucesiones y herencias, ganando con ello presencia en el Derecho Familiar.
Tamara Ocaña García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *